Abonados Ingreso exclusivo aquí.

Caminó hasta Ushuaia por amor a sus hijas.

13 Años:
Ayer escuché parte de una entrevista, en la cuál el Sr. Carlos Marcelo Adam, reclamaba atención en Bs.As para una de sus hijas. La misma me hizo recordar este artículo del año 2000 que nos contaba el Diario La Nación, parte del comienzo de esta triste situación.

Viernes 06 de octubre de 2000 | Publicado en edición impresa
En Tierra del Fuego
Caminó hasta Ushuaia por amor a sus hijas
Están enfermas y deben viajar a España

USHUAIA.- Un hombre desesperado, con dos hijas enfermas que requieren ser derivadas a Barcelona, y una tercera a la que operaron de la vista ayer en Buenos Aires, caminó 110 kilómetros para forzar una entrevista con el secretario de Salud de Tierra del Fuego y obtener de esta manera una respuesta a su reclamo.

Dos de las cuatro hijas del quiosquero Carlos Marcelo Adam, Marcela, de 10 años, y Paula, de 11, padecen de distonía muscular por torsión, una enfermedad neurológica poco habitual, que aparece en los niños cerca de los 8 años y, en los casos más complejos, no puede ser tratada en el país.

La distonía muscular es una enfermedad hereditaria y deriva en una discapacidad motriz. Por esta razón, Paula y Marcela presentan dificultades para caminar y coordinar sus movimientos. La primera de las chicas aún va a la escuela, pero su hermana se queda en casa y recibe educación a través de la visita domiciliaria de una maestra .

Adam, de 38 años, inició su peregrinación ante las autoridades en julio último, cuando fue recibido por el gobernador justicialista, Carlos Manfredotti, quien delegó el seguimiento del caso a las autoridades sanitarias de la isla.

«NOS ESTAMOS OCUPANDO»

Durante los siguientes noventa días, Adam viajó cada martes a Ushuaia para seguir el expediente, pero recibió, como única respuesta, «nos estamos ocupando de su caso», contó el hombre a La Nación .

El martes último, Adam se preparó a viajar a Ushuaia, pero esta vez evitó subirse a un colectivo y decidió caminar.

Y explica el motivo de su decisión. «Quise llamar la atención de los funcionarios para volverme a casa con una respuesta definitiva, porque de palabra se cura el empacho, no la enfermedad de mis hijas, que necesitan viajar a España cuanto antes», sentenció Adam.

Por esta razón, el hombre caminó más de 100 kilómetros, 70 de ellos de ripio, por la ruta nacional 3, hasta llegar a Ushuaia, a un ritmo de 4,5 kilómetros por hora y con prolongados descansos.

«El segundo día caminé nueve horas, crucé el paso cordillerano, marqué el punto de llegada y me volví a Tolhuin en auto porque me había acalambrado. A la mañana siguiente, retomé la caminata desde ese mismo lugar hasta llegar a Ushuaia», describió.

La decidida actitud de este hombre divorciado, nacido en Azul, recibió su recompensa. Pocas horas después de haber entrado en la Casa de Gobierno se retiró con una respuesta bajo el brazo: le tramitarán el pasaporte para el grupo familiar y a fin de octubre viajarán a España, donde deberán permanecer «por lo menos 60 días y seguir luego el tratamiento en el país», contó el interesado.

Las hijas de Adam fueron diagnosticadas en el hospital Ricardo Gutiérrez, con interconsultas en el Garrahan, según cuenta, porque no hay neurólogo infantil en los hospitales ni en las clínicas privadas de Tierra del Fuego.

«Cuando hay un problema de salud grave, nos damos cuenta de que vivimos a 3300 kilómetros de distancia de Buenos Aires. Por eso decimos que, cuando necesitamos atención de alta complejidad, el mejor médico es Aerolíneas Argentinas», graficó Adam. .

Silvio Bocchicchio

Para saber como «evolucionan algunas de nuestras historias,a continuaciión podrán escuchar la entrevista completa realizada por FMArtika.

Notas relacionadas

Add a Comment